Primer diagnostico

Me llamo Lorena tengo 24 años y tengo esclerosis múltiple desde mediados del año 2007.

Os cuento mi historia (Ya que no había hablado de ella antes)…

Me diagnosticaron esclerosis múltiple a mediados de 2012 en su forma remitente-recurrente, aunque la enfermedad empezó a dar la cara en 2007.

Un agobio de exámenes hizo que se produjera el primer brote con pérdida de visión durante unas semanas.

El médico de cabecera cada vez que tenía algún síntoma raro (pérdida de visión, media cara y lengua dormida, parte derecha del costado adormecida…) decía que eran síntomas por ansiedad, agobios y nunca se planteó mandarme al neurólogo.

A principios del 2012 un brote bastante fuerte (el mayor hasta el momento) me dio en la mano derecha, dejándome sin sensibilidad, rigididez y acorchamiento hasta medio brazo.

Fue una etapa de mucho estrés y coincidiendo con la preparación física para las oposiciones a Policía Nacional (adiós al sueño).

Esa sensación de no poder ni subirme a la bicicleta ya que no tenía fuerza en el brazo derecho o el simple hecho de tener algo en la mano y no saber que era, me puso en alerta y no dejarlo pasar más tiempo.

El doctor de cabecera seguía en sus quince de que no tenía mayor importancia, tuve que pedir un cambio de médico y conseguí que me mandara a un especialista.

Aunque no fuera el más apropiado pues era un traumatólogo, era un avance después de estos años tomando solo pastillas para la circulación y vitaminas para el sistema nervioso.

La doctora  al comentarle el problema, me aconsejó pedir cita al neurólogo ya que lo que me ocurría no podía ser un problema que ella pudiera tratar.

Al salir de consulta, me fui al hospital de urgencias y después de hacerme algunas prueba se confirmo que algo no iba bien. Decidieron dejarme ingresada y así comenzaron los primeros pasos para diagnosticar de forma oficial esta enfermedad, aunque yo no tenía ni la más remota idea de que ocurría.

Después de la punción lumbar y la resonancia magnética, todo estaba claro. Mis síntomas de estos años eran debido a esta desconocida para mí hasta el momento llamada, Esclerosis Múltiple.

Tres días de corticoides y un tratamiento en fase de estudio donde se estaba probando un nuevo medicamento llamado “Fingolimond”, me ha permitido seguir mi día a día como antes, sin brotes hasta el momento e intentando levantarme cada mañana con una sonrisa.

Gracias por visitar mi blog!

Lorena

Anuncios